Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Indonesia

Luchar contra la discapacidad desde adentro

La ley de Indonesia establece que las personas con discapacidad deben constituir al menos un uno por ciento de la fuerza laboral de una empresa. Puesto que algunas fábricas textiles emplean a más de 100.000 personas, el desafío no es nada fácil. Pero la ley ha encontrado un nuevo aliado.

Reportaje | 3 de diciembre de 2012
GINEBRA (OIT Noticias) – Angela Friska comenzó a sufrir de asma cuando tenía ocho años. Sus padres descubrieron pronto que los fuertes medicamentos le estaban afectando su capacidad auditiva, ya que constantemente tenían que repetirle las palabras. A los 10 años, Angela era sorda.

La situación destrozó su confianza en sí misma.

La escuela se convirtió en un tormento constante que tenía que enfrentar todos los días. La situación no mejoró cuando fue a la universidad. Fueron necesarios seis años para terminar los cuatro años del diploma en ingeniería técnica.

“Tan sólo imaginar el examen me aterrorizaba. Aunque superara la prueba ¿qué haría? ¿Qué empresa estaría dispuesta a contratar a un empleado como yo?”, se preguntaba.

Cambio de vida


Su vida comenzó a cambiar cuando se ofreció como voluntaria para evacuar a las víctimas del terremoto de 2006 en Yogyakarta, en la isla de Java. No sólo se descubrió a sí misma y sus capacidades, sino que además comprendió que podía ayudar a otras personas.

Las personas con discapacidad deben ser capaces de adaptarse a las personas sin discapacidad, y confío en que pueden hacerlo.”
“La mayor parte de las víctimas tenía huesos fracturados. Nosotros los transportábamos a un lugar más seguro donde podían esperar atención médica”, recordó.

Más tarde, encontró trabajo en el departamento de tecnología de la información de Femina, uno de los mayores grupos de medios de comunicación de Indonesia. Sus colegas de la oficina conocen su condición y aceptan sus necesidades diferentes. La comunicación telefónica fue suplantada por el correo electrónico.

Friska acaba de incorporarse a Better Work Indonesia, un programa conjunto de la OIT y la Corporación Financiera Internacional, como consultora independiente sobre temas de discapacidad.

Su función consiste en sensibilizar a los empresarios de la industria textil y estimularlos a ofrecer más oportunidades de trabajo a las personas con discapacidad.

Durante los próximos meses, ella acompañará a los asesores de empresa de Better Work a las fábricas para discutir con los comités de dirección y de trabajadores cómo contratar a más personas con discapacidad y garantizar que las fábricas actúen en conformidad con la ley de Indonesia.

“Las personas con discapacidad deben ser capaces de adaptarse a las personas sin discapacidad, y confío en que pueden hacerlo”, señaló.


Cumplir con la cuota de discapacidad


En Indonesia, las empresas están obligadas por ley a ofrecer oportunidades de trabajo a las personas con discapacidad o a pagar una multa si no cumplen con la cuota de un uno por ciento.

Puesto que algunas fábricas textiles en Indonesia tienen más de 100.000 trabajadores, esto significa al menos 1.000 personas con discapacidad. En este momento, el número promedio es inferior a 100.

La mayoría de las fábricas textiles no logran alcanzar la cuota establecida por el Gobierno debido a una falta de información.”
“La mayoría de las fábricas textiles no logran alcanzar la cuota establecida por el Gobierno debido a una falta de información, actitudes discriminatorias y el estigma, tanto por parte de los empleadores como de los colegas”, explicó Simon Field, director del programa Better Work Indonesia.

Los expertos de la OIT y Friska han elaborado unas directrices para ayudar a las empresas en el proceso de contratación de personas con discapacidad. Friska además ayudará a las personas con discapacidad a adaptarse al lugar de trabajo.

En agosto de este año, Better Work Indonesia organizó una reunión entre los compradores internacionales y organizaciones de personas con discapacidad. Todos los participantes apoyaron con fuerza la idea de mejorar el acceso al trabajo para este tipo de personas y para cumplir con la obligación de las empresas en relación a las cuotas.

“La reunión fue sólo el inicio de una serie de proyectos de Better Work Indonesia para facilitar el acceso de las personas con discapacidad a los sectores de la economía formal, como la industria textil”, indicó Field.

“Necesitamos un compromiso más fuerte por parte de los compradores internacionales, de los empleadores y también de los trabajadores, a fin que las personas con discapacidad se conviertan en agentes de cambio.”


Para más información sobre los programas relacionados con la discapacidad, por favor viste el sitio web de Better Work Indonesia www.betterwork.org/indonesia, o póngase en contacto con Olivia Krishanty, Asesora de las relaciones con los compradores: krishanty@betterwork.org.