Declaración conjunta del Director General de la OIT, Juan Somavia, y el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría

Mientras los ministros de Trabajo y Empleo del G20 se reúnen hoy, nosotros, los Responsables de la Organización Internacional del Trabajo y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, queremos expresar nuestra preocupación por la gravedad de la crisis del empleo. En el mundo, 200 millones de personas están desempleadas, cerca del nivel máximo registrado durante el momento más crítico de la Gran Recesión.

Discurso | Paris | 26 de septiembre de 2011

Mientras los ministros de Trabajo y Empleo del G20 se reúnen hoy, nosotros, los Responsables de la Organización Internacional del Trabajo y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, queremos expresar nuestra preocupación por la gravedad de la crisis del empleo. En el mundo, 200 millones de personas están desempleadas, cerca del nivel máximo registrado durante el momento más crítico de la Gran Recesión. En la actualidad, la crisis del empleo afecta de manera particularmente grave a los grupos más vulnerables, en un contexto caracterizado por el desempleo a largo plazo, el creciente desempleo juvenil y una informalidad elevada y que va en aumento. Este es el rostro humano de la crisis. Los gobiernos no pueden ignorarlo.

Aplaudimos a la presidencia francesa del G20 por colocar el empleo y la protección social al centro del debate político mundial. Reiteramos que la creación del empleo de calidad debe ser, más que nunca, una prioridad. La reunión de ministros de Trabajo y Empleo del G20 representa una oportunidad para los países del G20 de mostrar el camino a seguir y de expresar un compromiso claro para abordar la crisis del empleo. Las recomendaciones de los ministros deberían entonces desempeñar un papel importante en la preparación de las conclusiones de la Cumbre del G20 en Cannes.

El crecimiento económico es incierto en los países desarrollados del G20 y está desacelerando en la mayoría de las economías emergentes. La creación de empleo ha sido débil en muchos países, e insuficiente para reabsorber el gran número de desempleados y subempleados. Aún faltan 20 millones de puestos de trabajo en los países del G20 para regresar a las tasas de empleo anteriores a la crisis, y la gran falta de empleo puede aumentar hasta 40 millones para finales de 2012 si la baja tasa de crecimiento del empleo (del 0,8 por ciento) persiste durante el próximo año.

El empleo debería crecer a una tasa anual de al menos 1,3 por ciento para llegar al 2015 con una tasa de empleo igual a la que existía antes de la crisis. Una tasa de crecimiento de tal grado permitiría crear unos 21 millones de empleos adicionales por año, recuperar los puestos de trabajo que se han perdido desde 2008 y absorber el incremento de la población en edad laboral.

Como se destaca en los documentos de referencia conjuntos preparados para esta reunión ministerial, todos los países del G20 enfrentan importantes desafíos en materia de empleo. Sin embargo, los países viven contextos muy diversos que requieren respuestas políticas diferenciadas.

En los países donde las perspectivas de crecimiento siguen siendo sólidas, el desafío consiste en promover empleos de calidad y reducir la informalidad. En los países que aún cuentan con espacio fiscal se debería dar prioridad a las inversiones, incluyendo aquéllas en infraestructura. En cambio, en los países donde los recursos públicos son limitados es necesario concentrarse en medidas eficientes desde el punto de vista económico –como por ejemplo los subsidios a la contratación– y en medidas destinadas a los grupos más vulnerables. En particular, medidas dirigidas a los jóvenes mediante programas de pasantías y ayuda en la búsqueda de empleo, que puedan reducir el riesgo de que los jóvenes caigan en el desempleo a largo plazo y pierdan contacto con el mercado laboral. La ayuda a los ingresos para los desempleados debería ser mantenida, y hasta reforzada, en los países donde la asistencia es relativamente baja. Pero es esencial que las mismas se combinen con medidas de retorno al trabajo, a fin de facilitar una rápida reintegración.

Nuestro informe muestra también el papel determinante que ha desempeñado la protección social durante la crisis en algunos países, al proteger a los pobres y a otros grupos vulnerables. Yendo más allá de la crisis, los pisos de protección social elaborados a nivel nacional han demostrado ser una herramienta eficiente para reducir la pobreza y las desigualdades, así como para impulsar el crecimiento económico inclusivo y sostenible.

La OIT y la OCDE colaboraron a fin de presentar a esta reunión un análisis y consejos objetivos. A partir de las consultas que hemos realizado los interlocutores sociales, nos comprometemos a hacer todo lo posible para apoyar la evolución del proceso del G20 mediante el fortalecimiento de nuestro trabajo conjunto tendiente a supervisar los desarrollos del mercado laboral, examinar las respuestas políticas a la crisis del empleo, y ayudar a los gobiernos, con la participación de los interlocutores sociales, a obtener e intercambiar buenas prácticas.

El objetivo de nuestra asociación es colocar el empleo y la protección social en el corazón del debate político del G20 a fin de incrementar los resultados. Nuestra alianza afianzará los esfuerzos de los gobiernos del G20 para establecer vínculos más estrechos entre las políticas de empleo, las políticas sociales y las políticas dirigidas al crecimiento, con la finalidad de alcanzar los objetivos que son comunes a todos los miembros del G20.

Al trabajar juntos, y al presentar los puntos de vistas de nuestros respectivos mandantes, haremos de nuestras Organizaciones aliados aún más fuertes de todos aquellos interesados en la creación de empleo, igualdad de oportunidades y participación inclusiva.

Para más información o para descargar los informes OIT/OCDE para el G20, visítenos en el portal web de la OIT y el G20.

Información de contacto:

Corinne Perthuis +41 79 593 14 91 – perthuis@ilo.org

Departmento de Comunicación de la OIT +41.22.799.79 12 - communication@ilo.org