Día de los Derechos Humanos

El nexo primordial que existe entre los derechos humanos y los derechos laborales

«Nos sumamos a los esfuerzos de la comunidad internacional para velar por que los derechos de las mujeres y los hombres, de las niñas y los niños, sean respetados en todo el mundo. Estamos decididos a adoptar medidas concretas en el mundo del trabajo para responder al llamamiento de Nuestros Derechos. Nuestras libertades. Siempre», Director General de la OIT, Guy Ryder.

Declaración | 10 de diciembre de 2015
© John Isaac / UN Photo
En este día de hoy, la OIT se suma a la comunidad mundial en el lanzamiento de una campaña que se extenderá a lo largo del año para conmemorar el 50º aniversario de dos hitos en la historia de los derechos humanos: el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que se fundan en el principio de que todos los seres humanos nacen iguales en dignidad y derechos.

La campaña, cuyo lema es «Nuestros Derechos. Nuestras libertades. Siempre», se centrará en los derechos humanos y en “cuatro libertades”, que son la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad a vivir libres de la miseria y la libertad a vivir sin miedo.

Aunque muchos países han realizado grandes avances en la consecución de estas libertades y en la protección de estos derechos, aún no llegamos del todo a garantizar que los principios consagrados en estas libertades y derechos sean respetados en el mundo entero.
La OIT sigue haciendo hincapié en el nexo primordial que existe entre los derechos humanos y los derechos laborales y la consecución del trabajo decente para todos, es decir, un trabajo efectuado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana.

Las disposiciones de ambos Pactos recogen los principios y derechos fundamentales en el trabajo, es decir, las libertades que se derivan de la eliminación efectiva del trabajo infantil, la eliminación del trabajo forzoso u obligatorio, la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación, y la libertad sindical y de asociación y el derecho de negociación colectiva. Estos derechos revisten un carácter habilitador y cimentan la equidad y la justicia en el mundo del trabajo. Los Convenios de la OIT conexos forman parte integrante del marco general de derechos humanos de las Naciones Unidas.

Si bien la ratificación universal de estos instrumentos constituye un objetivo importante, la clave está en su aplicación. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas –un ambicioso programa mundial basado en los derechos humanos– brinda una oportunidad propicia para emprender nuevas iniciativas que nos permitan universalizar la observancia de estos derechos. La Agenda 2030 envía un poderoso mensaje, a saber, que si no hay un respeto universal por los derechos humanos no puede haber desarrollo sostenible.

«Nos sumamos a los esfuerzos de la comunidad internacional para velar por que los derechos de las mujeres y los hombres, de las niñas y los niños, sean respetados en todo el mundo. Estamos decididos a adoptar medidas concretas en el mundo del trabajo para responder al llamamiento de Nuestros Derechos. Nuestras libertades. Siempre».