Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa

Adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo en su nonagésima séptima reunión, Ginebra, 10 de junio de 2008

Esta declaración señera, aprobada en junio de 2008 por la Conferencia Internacional del Trabajo, se destina a fortalecer la capacidad de la OIT para promover su programa de Trabajo Decente. Plantea la igualdad de género como un elemento esencial de la justicia social para una globalización equitativa.

La Declaración fue aclamada por los Estados Miembros, las organizaciones sindicales y los empleadores, cuando se reunieron en Ginebra para la Conferencia, y fue acompañada por una resolución que llama para una nueva estrategia capaz de soportar economías abiertas y sociedades basadas en la justicia social, el empleo pleno y productivo, la viabilidad de las empresas y la cohesión social.

La Declaración es una base sobre la cual la OIT puede respaldar eficazmente los esfuerzos de sus mandantes para promover y fomentar la justicia social a través de sus cuatro objetivos estratégicos: principios y derechos fundamentales en el trabajo, el empleo, la protección social y el diálogo social y el tripartismo. La Declaración también afirma que “la igualdad entre hombres y mujeres y la no-discriminación deben considerarse cuestiones transversales en el marco de los objetivos estratégicos antes mencionados.”