104.a Conferencia Internacional del Trabajo

La OIT y la Presidencia de la UE aúnan esfuerzos para mejorar las condiciones de trabajo en las pequeñas empresas

En una reunión informal los ministros de Trabajo y Asuntos Sociales de la Unión Europea acordaron una iniciativa conjunta para favorecer la seguridad y salud en el trabajo en las micro y pequeñas empresas.

Noticia | 10 de junio de 2015
Contacto: Stefan Giffeler, Responsable principal de comunicación para Europa y Asia Central, giffeler@ilo.org
GINEBRA (OIT Noticias) – Organizada conjuntamente por la OIT y la Presidencia letona del Consejo de la Unión Europea, una reunión informal de los ministros de Trabajo y Asuntos Sociales en Ginebra acordó renovar los esfuerzos para mejorar las condiciones de trabajo en las micro y pequeñas empresas a nivel nacional e internacional.

Uldis Augulis, ministro de Asuntos Sociales de Letonia y actual presidente del Consejo “Empleo y política social, sanidad y consumidores” (EPSCO) celebró las contribuciones positivas aportadas en este marco por sus colegas de Estados Unidos, Francia, Filipinas, Georgia, Luxemburgo, los Países Bajos, Túnez y Turquía, así como los comentarios de Marianna Thyssen, Comisaria europea responsable de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidad y Movilidad Laboral.

El ministro Augulis declaró que ampliar el alcance y el impacto de las normas sobre seguridad y salud en el trabajo (SST) en las micro y pequeñas empresas “es una de las prioridades del programa de la Presidencia letona de la Unión Europea. En tanto que país que ejerce la presidencia a nivel de ministros y expertos, Letonia ha puesto énfasis sobre la adaptación a los nuevos desafíos del lugar de trabajo, incluyendo la puesta en práctica de las normas en materia de seguridad y salud en el trabajo en las micro y pequeñas empresas, los factores de riesgo nuevos y emergentes, las enfermedades profesionales y el envejecimiento de la población”.

Al agradecer la Presidencia letona por su compromiso, el Director General de la OIT, Guy Ryder, se refirió a la tragedia invisible de la SST: “Sabemos que más de 2 millones de trabajadores mueren cada año a causa de accidentes laborales y enfermedades relacionadas con el trabajo. Más de 313 millones de trabajadores sufren lesiones no mortales en el trabajo, lo cual equivale a 860.000 víctimas al día. Además de la tragedia humana que cada muerte, lesión o enfermedad representa, está el costo que – según nuestras estimaciones – asciende a alrededor de 4 por ciento del PIB mundial”.

Las micro y pequeñas empresas (MYPE) constituyen la gran mayoría de las empresas del mundo y emplean a una proporción muy grande de la fuerza de trabajo mundial. En los países de la OCDE, representan más de 95 por ciento de todas las empresas y concentran alrededor de 46 por ciento del empleo total.

“es esencial utilizar las herramientas modernas e innovadoras, como las últimas tecnologías y medios de comunicación para dirigirse al grupo específico de las micro y pequeñas empresas y para informarlas sobre la importancia crucial de la protección de los trabajadores”

Mr Uldis Augulis

En Estados Unidos, las micro y pequeñas empresas legalmente registradas contribuyen con un 50 por ciento del empleo total, aunque con frecuencia carecen de un enfoque estructurado para la gestión de la SST. La ausencia de orientación y experiencia directamente disponibles, así como la poca comprensión de los riesgos y las obligaciones, son los principales factores responsables de una aplicación deficiente de la SST en las micro y pequeñas empresas. Además, el uso cada vez más frecuente de contratos temporales, de trabajo por cuenta propia y de acuerdos contractuales que involucran a múltiples partes como la subcontratación, crea nuevas dificultades para la prevención de los peligros físicos y psicosociales.

Por estos motivos, los riesgos laborales en las micro y pequeñas empresas son mucho más altos que en las grandes empresas: en las MYPE, la tasa de accidentes mortales es casi el doble que el de las grandes empresas. Los establecimientos más pequeños también tienden a mostrar niveles más bajos de cumplimiento de la legislación nacional e internacional.

El ministro Augulis elogió las actividades y los proyectos en curso para mejorar el ambiente de trabajo tanto a nivel nacional como internacional que la OIT y la UE han llevado a cabo hasta el momento. Mencionó en particular el Plan de Acción de la OIT 2010-16 para alcanzar un amplio grado de ratificación y de aplicación efectiva de los instrumentos sobre seguridad y salud en el trabajo y el nuevo Marco Estratégico de la UE en materia de salud y seguridad en el trabajo 2014-2020.

Sin embargo agregó que “es esencial utilizar las herramientas modernas e innovadoras, como las últimas tecnologías y medios de comunicación para dirigirse al grupo específico de las micro y pequeñas empresas y para informarlas sobre la importancia crucial de la protección de los trabajadores”.

Los participantes a la reunión informal de ministros acordaron que lograr la correspondencia efectiva entre las necesidades y los recursos en materia de SST sigue siendo un gran desafío. Por lo tanto, son necesarios esfuerzos concertados y conjuntos a nivel nacional e internacional. Las mejores prácticas que han emergido en los últimos años son los enfoques ajustables, orientados a la acción, puestos en práctica en el momento oportuno y de bajo costo, que combinan la salud y la seguridad con otros objetivos de gestión. Esto supone simplificar la legislación si es necesario y ofrecer orientación y apoyo a las MYPE a fin de facilitar la evaluación de los riesgos de una manera más consensual, creativa y concreta.

Al destacar el papel importante que desempeñan las MYPE en gran parte de las economías nacionales y los desafíos específicos que enfrentan en la aplicación de las políticas sobre SST, Guy Ryder concluyó que: “Para favorecer esta implementación, es indispensable arraigar profundamente una cultura de prevención en las sociedades y fortalecer las políticas, los sistemas y los programas a nivel nacional, incluyendo una administración del trabajo y mecanismos de aplicación sólidos a fin de garantizar el cumplimiento real de las normas”.