Creación de trabajo rural y urbano
La OIT es una agencia especializada de las Naciones Unidas

Creación de trabajo rural y urbano

Uno de los factores clave de la migración del campo a la ciudad es la escasez de empleo en las zonas rurales, lo cual multiplica exponencialmente los retos relacionados con la provisión de una infraestructura básica adecuada para una cantidad de asentamientos urbanos no planificados y de bajos ingresos que va en aumento. Con frecuencia, la carencia de activos de infraestructura confiables en zonas rurales impide el acceso a los servicios sociales básicos, al mercado y a las oportunidades de trabajo, obligando a la población rural local a emigrar. Es posible orientar explícitamente las estrategias de desarrollo rural y urbano para favorecer más a los pobres, optimizando la incidencia de los planes de mejora de la infraestructura y la prestación de servicios en el empleo, y ofreciendo redes de seguridad social, así como otras alternativas, tales como los seguros de desempleo, la microfinanciación o la formación en el trabajo. La OIT alienta a las municipalidades a prestar servicios rurales y urbanos de calidad, de modo que las personas pobres puedan acceder a ellos más fácilmente, creando, a su vez, puestos de trabajo dignos y promoviendo la capacidad empresarial.

El Servicio de Inversiones Intensivas en Empleo (EMP/INVEST) ha logrado combinar el objetivo de mejorar la infraestructura y los servicios con el propósito de generar empleo e ingresos. Asimismo, promueve un crecimiento con un alto coeficiente de empleo tanto en las zonas rurales como en las urbanas, incrementando el contenido de empleo de las inversiones públicas y privadas en infraestructura, a través de la reorientación de las políticas fiscales, el fortalecimiento de la gestión de los procesos de licitación y contratación y la promoción de buenas prácticas administrativas, procurando involucrar y modernizar a la mano de obra local y optando por el uso de la tecnología. Más de treinta años de experiencia han demostrado que los enfoques intensivos en empleo y la promoción focalizada de pequeñas empresas locales y grupos comunitarios pueden ser eficaces si se integran a la planificación, la formulación, la construcción/prestación y mantenimiento de infraestructura y servicios sociales. Hoy en día, más de 50 países están aplicando los procedimientos y las herramientas creadas por EMP/INVEST en las áreas de la participación y la planificación comunitaria, la tecnología basada en el empleo y en los recursos locales y la contratación a baja escala y en la comunidad.

El Programa de Financiación Solidaria (SFP, por sus siglas en inglés) de la OIT promueve las finanzas sostenibles con un objetivo social, lo cual incluye el crédito, el ahorro y otros productos que ayudan a los pobres a manejar mejor el riesgo, a aprovechar las oportunidades generadoras de ingresos, a organizarse y a tener una voz propia. Mediante la financiación solidaria, se procura también fomentar y alentar a aquellas instituciones que atienden a las necesidades financieras de los trabajadores pobres, como por ejemplo los grupos de mujeres y las pequeñas y medianas empresas que crean puestos de trabajo. El objetivo es promover políticas que abran el sector financiero a la mayoría trabajadora y creen un ámbito propicio para el funcionamiento de instituciones de microcrédito. El Programa tiene tres objetivos principales: reducir la vulnerabilidad e incrementar el acceso a las herramientas de gestión del riesgo, crear puestos de trabajo a través del desarrollo empresarial y elaborar políticas financieras más sensibles al empleo.

Información adicional

© 1996-2014 Organización Internacional del Trabajo (OIT) | Derechos de autor y autorizaciones | Política de Privacidad | Descargo de responsabilidad