Cuatro millones más de jóvenes desempleados desde 2007

La tasa mundial de desempleo juvenil para 2012 continúa estancada en el mismo nivel que alcanzó en lo más alto de la crisis y no se espera que disminuya hasta al menos 2016, sostiene la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2012.

Noticia | 17 de mayo de 2012

GINEBRA (Noticias de la OIT) – La tasa mundial de desempleo juvenil para 2012 continúa estancada en el mismo nivel que alcanzó en lo más alto de la crisis y no se espera que disminuya hasta al menos 2016, sostiene la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2012 (www.ilo.org/getyouth).

Las proyecciones muestran que 12,7 por ciento de la fuerza de trabajo juvenil del mundo estará sin empleo este año, una tasa que permanece invariable desde el punto más álgido de la crisis en 2009, y un poco superior al 12,6 por ciento del año pasado, afirma el informe.

La tasa sería aún más alta si se consideran aquellos que – con frecuencia desmotivados por la falta de perspectivas – abandonan o posponen la búsqueda de trabajo. Este ajuste situaría la tasa mundial de desempleo juvenil en 13,6 por ciento en 2011.

A escala mundial, se estima que habrá cerca de 75 millones de jóvenes desempleados de entre 15 y 24 años en 2012, un incremento de aproximadamente 4 millones desde 2007.
La crisis del desempleo juvenil puede ser superada, pero sólo si la creación de empleo para los jóvenes se convierte en una prioridad esencial en la toma de decisiones políticas y si se intensifican las inversiones del sector privado de manera significativa”


La tasa de desempleo experimentará una presión adicional cuando los jóvenes que prolongan su permanencia en el sistema educativo debido a la falta de oportunidades finalmente entren en el mercado laboral.

“La crisis del desempleo juvenil puede ser superada, pero sólo si la creación de empleo para los jóvenes se convierte en una prioridad esencial en la toma de decisiones políticas y si se intensifican las inversiones del sector privado de manera significativa”, declaró el Director Ejecutivo del Sector de Empleo de la OIT, José Manuel Salazar-Xirinachs.

“Esto comprende medidas que ofrezcan facilidades fiscales y otros incentivos a las empresas que contraten jóvenes; esfuerzos para reducir la falta de congruencia entre las competencias de los jóvenes; programas de capacitación empresarial que integren la formación profesional, la orientación y el acceso al capital; y la mejora de la protección social destinada a los jóvenes”, agregó Salazar-Xirinachs.

¿Cuál es el panorama regional?


Si bien algunas regiones se han recuperado de la crisis económica, o al menos han logrado atenuar su impacto, todas enfrentan importantes desafíos en términos de empleo juvenil (véase Youth unemployment rate estimates and projections by region).
  • En las economías desarrolladas, la situación es aún peor de la sugerida por la tasa prevista para este año de 18 por ciento de desempleo juvenil. Esto se debe a la reducción masiva de la mano de obra.
  • En los países CEI, la región de Europa Central y Sudoriental, la tasa de desempleo juvenil disminuyó levemente hasta 17,6 por ciento en 2011. A diferencia de las economías desarrolladas, las tasas de participación de los jóvenes parecen haber aumentado debido a que la crisis económica en esta región puede ser en parte motivada por la pobreza.
  • En África del Norte, el desempleo juvenil aumentó en 5 puntos porcentuales tras la primavera árabe, dejando 27,9 por ciento de los jóvenes sin empleo en 2011. En el Oriente Medio, la tasa fue de 26,5 por ciento.
  • En América Latina y el Caribe, la tasa de desempleo juvenil aumentó drásticamente durante la crisis económica, de 13,7 por ciento en 2008 a 15,6 por ciento en 2009. Disminuyó hasta 14,3 por ciento en 2011, pero no se esperan progresos adicionales a medio plazo.
  • En África Subsahariana, la tasa de desempleo juvenil, de 11,5 por ciento en 2011, se ha mantenido relativamente estable desde 2005.
  • En Asia Sudoriental y el Pacífico, la tasa fue de 13,5 por ciento en 2011, una disminución de 0,7 punto porcentual en relación al nivel de 2008.
  • Incluso en Asia Oriental, quizás la región más dinámica desde el punto de vista económico, la tasa de desempleo era 2,8 veces más alta para los jóvenes que para los adultos.

Otras conclusiones importantes del informe:


  • A nivel mundial y en la mayoría de las regiones, la crisis ha tenido un impacto mayor sobre las tasas de desempleo de mujeres jóvenes que de hombres jóvenes. Esta diferencia fue especialmente evidente en África del Norte, mientras que en las economías desarrolladas, el impacto fue mayor para los hombres jóvenes.
  • Muchos jóvenes están atrapados en trabajos temporales, de baja productividad que no prometen mejores oportunidades. En las economías desarrolladas, los jóvenes realizan cada vez más trabajos temporales o a tiempo parcial, mientras que en el mundo en desarrollo muchos jóvenes realizan trabajo familiar no remunerado en empresas o granjas familiares informales.
  • Los jóvenes que no trabajan ni estudian se han convertido en un motivo de gran preocupación, en particular en las economías desarrolladas. Este grupo con frecuencia representa al menos el 10 por ciento de los jóvenes, y su número ha aumentado rápidamente en muchas economías desarrolladas.
La edición 2012 de las Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil se publica en vísperas del Foro Mundial sobre Empleo Juvenil (www.ilo.org/yef), del 23 al 25 de mayo, que reunirá a alrededor de 100 jóvenes de todo el mundo para discutir sobre trabajo decente. El empleo juvenil también tendrá un lugar preponderante en la agenda de la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, en junio.