ILO Home
DCOMM: Departamento de comunicación m
Página de entrada de la galería de fotos 
  
DCOMM: Department of Communication
0 0   
0 0 Galería de fotosGalería de fotos
 
 

0

Galería de fotos
»Fotos del Director General de la OIT
»Búsqueda en la galería de fotos
» en la galería de fotos
» by person type
» by keyword
» by country
»Acceso directo a una foto
»Contáctenos
»Utilización de las fotos
»Cobertura especial
»Slideshows
  



0
English - Français  
La Conferencia Internacional del Trabajo: Conmemoración de un siglo de logros decisivos excepcionales en el área laboral y del trabajo decente


La OIT ha desempeñado una función durante coyunturas históricas cruciales: la Gran Depresión, la descolonización, la creación de Solidarnosc en Polonia, la victoria sobre el apartheid en Sudáfrica y, en la actualidad, en el desarrollo de un marco ético y productivo para una globalización justa. La Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) establece las normas internacionales del trabajo y define las políticas generales de la Organización Internacional del Trabajo. En el año 2011 se celebró el 100° aniversario de la Conferencia Internacional del Trabajo. Aquí algunos de los logros más destacados de la CIT.


Vea la galería


1919: El comienzo
La Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) continúa siendo la única conferencia internacional en la cual los gobiernos comparten representación nacional con delegados de los empleadores y de los trabajadores, una característica fundamental de su trabajo que ha permitido a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) permanecer en sintonía con las prioridades sociales y económicas. La primera reunión de la CIT, que congregó delegaciones provenientes de 40 países, se realizó en Washington en octubre-noviembre 1919. Photo:ILO/Unidentified
1919: 1a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Establecer una tendencia
Desde sus primeros días, la Organización Internacional del Trabajo asumió un mandato que se diferenciaba mucho del de la Sociedad de las Naciones, predecesora de las Naciones Unidas. Mientras que la Sociedad de las Naciones fue creada con dificultades considerables, la OIT funcionó a pleno rendimiento desde sus comienzos. Sus primeros años estuvieron marcados por su primer Director, Albert Thomas (en la foto), una Secretaría que mantenía un diálogo interactivo con los ministros del Trabajo y una Conferencia Internacional del Trabajo rebosante de energía. Sólo entre 1919 y 1920, fueron adoptados nueve convenios y diez recomendaciones que cambiaron el aspecto del mundo del trabajo. Photo:ILO/Unidentified
1919: El primer Convenio de la OIT <br> La regulación de la horas de trabajo
El primer Convenio de la OIT abordó la regulación del tiempo de trabajo, una de las preocupaciones más antiguas de la legislación laboral. La OIT procuró salvaguardar la regulación del tiempo de trabajo al implementar el Convenio sobre las horas de trabajo (Industria), 1919 (No. 1) que establece la famosa jornada de ocho oras diarias y 48 horas semanales. En la actualidad, las normas sobre tiempo de trabajo de la OIT constituyen el marco para la regulación de las horas de trabajo, de los períodos de descanso diarios y semanales, y de las vacaciones anuales. Estos instrumentos tienen mucho valor, ya que garantizan una elevada productividad al tiempo que protegen la salud física y mental de los trabajadores. Photo:ILO/
1926: 8a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Promover las normas internacionales
Otra función de la CIT es supervisar la aplicación de los convenios y recomendaciones a nivel nacional y la conformidad de todos los Estados miembros en la ratificación de los convenios, así como su legislación y práctica respecto a estas normas, las hayan o no ratificado. La Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones fue creada en 1926 con el fin de examinar el creciente número de informes de los gobiernos sobre los convenios ratificados. La Comisión ofrece una evaluación imparcial y técnica del estado de aplicación de las normas internacionales del trabajo. A petición de los Estados miembros, la OIT ofrece asistencia técnica para elaborar y revisar la legislación nacional a fin de garantizar su conformidad con las normas internacionales del trabajo. Photo:ILO/
1932: 16a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> La Gran Depresión: promover un 'nuevo trato' para la economía mundial
La CIT también es responsable de adoptar resoluciones que proporcionen orientaciones para la política general y las actividades futuras de la OIT. A principios de la década de 1930, la labor de la Organización estaba directamente relacionada con la proposición de soluciones para el problema predominante del momento: la Gran Depresión. La crisis económica mundial de 1929 generó un desempleo masivo y superó la capacidad de los mecanismos existentes para enfrentarlo, es decir, el seguro de desempleo. La CIT adoptó una resolución en 1932 que hacía un llamado a favor de la elaboración de un programa integral de acción concertado a nivel internacional en materia de políticas monetarias, comerciales y públicas como un medio para superar la Gran Depresión. En 1934, la CIT adoptó el Convenio sobre el desempleo (No. 44) que fue revisado en 1988 por el Convenio sobre el fomento del empleo y la protección contra el desempleo (No. 168). Photo:ILO/
1948: 31a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Libertad Sindical: Consolidar los cimientos de la OIT
La Declaración de Filadelfia también facilitó la adopción de nuevas normas de la OIT sobre la libertad sindical y el derecho a la negociación colectiva. En 1948, la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó el Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación (No. 87). El derecho de sindicación y de constituir organizaciones de trabajadores y empleadores es el requisito previo para una negociación colectiva y un diálogo social sólidos entre los interlocutores sociales, amparados por el Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva, aprobado por la Conferencia un año después. Photo:ILO/
1948: 31a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Libertad Sindical
El derecho de sindicación está profundamente arraigado en la democracia política, que no puede funcionar plenamente a menos que no sea reconocida la libertad sindical. La OIT ha orientado a muchos países hacia el logro de este derecho inalienable. Un ejemplo de la participación exitosa de la OIT tuvo lugar en Polonia. Un electricista llamado Lech Walesa, quien más tarde fue Presidente de Polonia, dirigió una huelga que puso en marcha el primer sindicato independiente y autogestionado del entonces bloque del Este.

La foto muestra a Lech Walesa, entonces Presidente del sindicato Solidarnosc de Polonia, en la 67a reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, Ginebra, junio 1981. Photo:ILO/Unidentified
1951: 34a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Convenio sobre Igualdad de Remuneración
Después de la Segunda Guerra Mundial un número creciente de mujeres entraron a formar parte de la fuerza de trabajo. El reconocimiento y la protección de los derechos de las mujeres como derechos humanos fundamentales se convirtió en una prioridad para la OIT. En 1951, los delegados de la 20a CIT adoptaron el Convenio sobre igualdad de remuneración (No. 100). Este convenio iba mucho más allá de la disposición ¿igual salario por trabajo igual¿ de la Declaración de los Derechos Humanos que había sido adoptada tres años antes por la Asamblea General de las Naciones Unidas. En la actualidad, los cuatro convenios fundamentales de la OIT sobre igualdad de género abarcan la igualdad de remuneración, la discriminación en el empleo, la protección de la maternidad, de las trabajadoras y de sus familias. Photo:ILO/Unidentified
1973: 58a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> La lucha contra el trabajo infantil
El trabajo infantil ha sido una prioridad para la OIT desde los primeros días de su creación, La primera reunión de la CIT adoptó el Convenio sobre la edad mínima (industria) en 1919, que establecía los 14 años como la edad mínima para la admisión al empleo. Si bien el ritmo de ratificación de los primeros convenios de la OIT fue lento durante todo el largo período hasta 1973, con la adopción del Convenio sobre la edad mínima de admisión al empleo (No. 138) y la creación del Programa para la Erradicación del Trabajo Infantil de la OIT en 1992, el movimiento atrajo el interés general. El Convenio No. 138 ha sido ratificado por 85 por ciento de los Estados miembros. Photo:ILO/Unidentified
La lucha contra el trabajo infantil: La adopción de instrumentos legales contra el trabajo infantil
En respuesta a la creciente preocupación sobre la naturaleza grave e inhumana de ciertas formas de trabajo infantil, los delegados a la 87a Reunión de la Conferencia adoptaron por unanimidad otro instrumento relativo al trabajo infantil. El Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil (No.182) fue adoptado por la CIT en 1999. Este convenio ha sido ratificado por cerca de 95 por ciento de los Estados miembros de la OIT. Photo:ILO/Khemka A.
1979: 65a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Promover prácticas empresariales responsables a través de la Declaración sobre las EMN
Las Empresas Multinacionales y las cuestiones relativas al trabajo y a la política social se convirtieron en objeto de intensos debates en la década de 1970. La búsqueda de directrices internacionales en esta área por parte de la OIT llevó a la adopción de la Declaración Tripartita de los Principios sobre las Empresas Multinacionales y la política social (Declaración sobre las EMN) por el Consejo de Administración de la OIT en 1977. A la Declaración sobre las EMN se han sumado otros instrumentos internacionales, incluyendo el Pacto Mundial de las Naciones Unidas adoptado en 1999. En la actualidad, existe un reconocimiento mucho mayor de la importancia de la responsabilidad social de las empresas. Sin embargo, la Declaración de la OIT sigue siendo única debido a que fue producto del proceso tripartito de diálogo social. Photo:ILO/Crozet M.
1981: 67a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Promover la seguridad y la salud en el trabajo
De acuerdo con la OIT, alrededor de 80 por ciento de las muertes y accidentes en el trabajo podría evitarse si todos los Estados miembros aplicarán las estrategias de prevención de accidentes vigentes. El Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores (No. 155), que fue adoptado por la Conferencia en 1981, sigue siendo una piedra angular del sistema de normas de la OIT sobre seguridad y salud en el trabajo, y abarca una gran número de sectores y de peligros genéricos. El Convenio sobre el marco promocional para la seguridad y salud en el trabajo, 2006 (No. 187) y la Recomendación que lo acompaña (No. 197), junto a los sistemas de gestión de la seguridad y salud en el trabajo, son también instrumentos importantes a fines de promover una cultura de prevención en materia de seguridad y salud. Photo:ILO/Mirza A.
1989: 76a reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Pueblos indígenas y tribales: Poner en práctica sus derechos
Gran parte de la discusión contemporánea sobre los derechos de los 350 millones de pueblos indígenas del mundo se basa en la labor de la OIT. La Conferencia Internacional del Trabajo adoptó los dos únicos convenios internacionales que abordan las inquietudes y los derechos de los pueblos indígenas y tribales: el Convenio sobre poblaciones indígenas y tribales, 1957 (No. 107) y el Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 1989 (No. 169). Países como Bolivia, Guatemala, Noruega y Suecia han adoptado el Convenio No. 169 en reconocimiento del carácter multiétnico de sus respectivas poblaciones. Photo:ILO/
1998: 86a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br>Construir una base social para todos: La Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo
En junio 1998, la CIT estaba lista para adoptar la primera declaración explícita y exhaustiva de la Organización en relación con su compromiso con los derechos humanos desde la Declaración de Filadelfia en 1944. Los principios y derechos de esta Declaración se refieren a la libertad sindical, la negociación colectiva, la eliminación del trabajo infantil, del trabajo forzoso y de la discriminación vinculada al empleo. La Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo puede ser considerada como el primer paso hacia el desarrollo de una base social para la economía global. Sin embargo, cuando fue promulgada en 1998, la opinión de los delegados de la CIT no fue unánime. Desde entonces, la popularidad de esta Declaración ha crecido de manera significativa dando lugar a la ratificación de los ocho convenios fundamentales sobre el trabajo, con una tasa de ratificación entre los Estados miembros de 80 por ciento. La característica fundamental de esta Declaración es su universalidad, estableció los principios y los derechos que todos los países miembros de la OIT deben respetar, hayan o no ratificado los convenios en cuestión. Photo:ILO/
1999: 87a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br>Trabajo Decente para todos: Presentación del Programa de Trabajo Decente
Otra responsabilidad de la CIT es actuar como un foro en el cual las cuestiones sociales y laborales son discutidas en completa libertad. Los delegados analizan la evolución del progreso social en el mundo, pero la discusión se desarrolla alrededor de un tema central presentado por el Director General de la OIT en su informe anual. En el informe de 1999, Juan Somavia, el noveno Director General de la Organización, expuso el tema del Trabajo Decente y estableció que sería la agenda política predominante de la OIT. Al comprender que el empleo de por sí no conduciría a la igualdad, el progreso social y la erradicación de la pobreza, el Programa de Trabajo Decente tiene por objetivo favorecer la creación de empleo decente y productivo para las mujeres y los hombres. Photo:ILO/pool photo ILC
2001: 89a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br>Extender la seguridad social para todos
En 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos, en su Artículo 22 reconoce que ¿Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social?. La CIT desarrolló este concepto al adoptar en 1952 el Convenio sobre la seguridad social (norma mínima) (No. 102), con el propósito de garantizar que la seguridad del ingreso y el acceso a la asistencia médica sean extendidos a toda la población; y en 2001, con el lanzamiento de la Campaña Mundial en materia de Seguridad Social y Cobertura para Todos. La campaña mundial propició la creación del Grupo de Consulta sobre el Piso de Protección Social liderado por la OIT y la Organización Mundial de la Salud, que promueve un conjunto de derechos y transferencias sociales básicas, así como el acceso a servicios esenciales a fin de proteger y empoderar a las personas pobres y vulnerables para que puedan superar sus circunstancias económicas y sociales. Photo:ILO/
2006: 94a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br>Los derechos de la gente de mar: Convenio sobre el trabajo marítimo
Desde sus comienzos, los Estados miembros de la OIT han reconocido las diferencias entre la gente de mar y los armadores. Su trabajo no se desarrolla en la tierra firme sino en el mar, no sólo son responsables de transportar enormes cantidades de mercancías, ya desde hace 90 años, sino que constituyen el grupo de trabajadores más variable y de mayor diversidad del planeta. En total, las diez Reuniones Marítimas de la Conferencia Internacional del Trabajo han aprobado 68 Convenios y Recomendaciones Marítimas abarcando todos los aspectos de las condiciones de trabajo en el mar. Sin embargo, en 2006, la 94a Reunión de la CIT reconoció que era necesario abordar las necesidades de los armadores y de los gobiernos, y extender los derechos de la gente de mar. Así nació el Convenio sobre el trabajo marítimo, que no sólo es una piedra angular de los mares, también es una contribución a la vanguardia para una globalización justa. Photo:ILO/Legoupi S.
2008: 97a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa
En un contexto de incertidumbre generalizada en el mundo del trabajo, que abarca desde la inestabilidad financiera y la recesión económica hasta el desempleo creciente, la informalidad y la insuficiente protección social, la 97a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó la Declaración sobre la justicia social para una globalización equitativa. Gobiernos, empleadores y trabajadores de todos los Estados miembros hicieron un llamado a favor de una nueva estrategia para apoyar las economías abiertas y las sociedades abiertas basadas en la justicia social, el empleo pleno y productivo, las empresas sostenibles y la cohesión social. Esta Declaración determinó la renovación más importante de la Organización desde la adopción de la histórica Declaración de Filadelfia (1944). La Declaración también representa un avance en relación a la Declaración relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, adoptada en 1998. Photo:ILO/Ripper J.
2009: 98a Reunión del Conferencia Internacional del Trabajo <br> Encontrar una salida a la crisis mundial: el Pacto Mundial para el Empleo
Ante la perspectiva de desempleo, pobreza y desigualdad prolongados y la quiebra persistente de empresas, la 98a reunión de la CIT en 2009 adoptó un Pacto Mundial para el Empleo, elaborado a fin de orientar las políticas nacionales y las internacionales dirigidas a estimular la recuperación económica, crear empleos y ofrecer protección social a los trabajadores y a sus familias. El Pacto Mundial para el Empleo fue adoptado tras el fuerte apoyo expresado durante los tres días de la Cumbre Mundial del Empleo a la cual participaron jefes de Estados y de Gobiernos durante la 98a CIT.

El ex Presidente de Brasil, S.E. Luiz Inácio Lula da Silva, se dirige a la Cumbre de la OIT sobre la Crisis Mundial del Empleo que se llevó a cabo durante la 98a Reunión de la CIT en 2009. Photo:ILO/pool photo ILC
El mundo del trabajo y el VIH/SIDA
En 2011 se conmemoró el aniversario de la adopción del Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo (2001) y de las Recomendaciones sobre el VIH y el sida y el mundo del trabajo (2010).
Estas normas, adoptadas con un firme apoyo durante las respectivas reuniones de la CIT, fueron las primeras en su tipo dedicadas al VIH/SIDA en el mundo del trabajo, y establecen un gran número de derechos y responsabilidades para los trabajadores, empleadores y sindicatos a fin de orientar sus acciones conjuntas o complementarias. Photo:ILO/Crozet M.
2011: 100a Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo <br> Normas laborales para los trabajadores domésticos
El año pasado, la 100a Reunión de la CIT adoptó un conjunto de normas internacionales sin precedentes destinadas a mejorar las condiciones de trabajo y de vida de las decenas de millones de trabajadores domésticos en todo el mundo. Dado que la CIT espera que éste sea otro año de acciones dirigidas a mejorar los derechos laborales y las oportunidades de trabajo decente, continúa trabajando para elaborar y adoptar normas en áreas que son pertinentes para nuestros tiempos y condiciones en constante cambio.

Un grupo de trabajadores domésticos celebra el revolucionario resultado con el Director General de la OIT, Juan Somavia, después del voto del Convenio sobre los trabajadores domésticos en la 100a CIT, junio 2011. Photo:ILO/pool photo ILC

  
  
Copyright (derecho de autor)          
  
^ arriba 
  
Última actualización: Lunes - 19 agosto 2019