ILO Home
DCOMM: Departamento de comunicación m
Página de entrada de la galería de fotos 
  
DCOMM: Department of Communication
0 0   
0 0 Galería de fotosGalería de fotos
 
 

0

Galería de fotos
»Fotos del Director General de la OIT
»Búsqueda en la galería de fotos
» en la galería de fotos
» by person type
» by keyword
» by country
»Acceso directo a una foto
»Contáctenos
»Utilización de las fotos
»Cobertura especial
»Slideshows
  



0
English - Français  
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada


Los incrementos de la esperanza de vida implican muchos cambios. Esta prolongación es un signo de avance y una grata noticia. Sin embrago, dado que la mayor parte de la población mundial no tiene acceso a ninguna forma de pensión de vejez, para muchos, prolongar la vida significa también prolongar en el tiempo la escasez que los rodea. La pobreza en la vejez es un tema que genera gran preocupación. La igualdad de género en el corazón del trabajo decente, campaña 2008-2009


Vea la galería


Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
La proporción de personas de más de 60 años ha aumentado del 8% en 1950 al 11% hoy en día; las proyecciones indican que esta cifra alcanzará al 22% hacia el 2050, afianzándose en los 2.000 millones de personas. Esto significa que una de cada cinco personas del planeta tendrá 60 años o más en los próximos cuarenta años. Photo:ILO/Maillard J.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
Vivir más tiene como consecuencia la necesidad de poder contar con una atención de salud de buena calidad y asequible, y un ingreso adecuado. En muchas partes del mundo, son cada vez más las personas de edad avanzada - incluso aquellas con salud precaria - que no cuentan con otra alternativa más que trabajar de forma continua hasta una edad muy avanzada. Es muy probable que no tengan derecho a una jubilación económicamente viable, ni a las prestaciones que la acompañan, para hacer frente a su costo de vida. Photo:ILO/NC
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
La esperanza de vida es más alta para las mujeres que para los hombres; es por ello que las mujeres constituyen la mayoría de las personas de edad avanzada (55%). Actualmente, el número de mujeres de 60 años o más supera al grupo de hombres de esa edad en 70 millones. En los últimos 50 años y en todo el mundo, la esperanza de vida de las mujeres se ha extendido de 48 a 67 años, en tanto que la de los hombres se ha incrementado de 45 a 63. Photo:ILO/Deloche P.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
La discriminación por motivos de edad, particularmente hacia mujeres de edad avanzada, necesita mucha atención, porque a lo largo de su vida, las mujeres van sumando desventajas las cuales se acumulan en las últimas etapas de la vida. Además las mujeres de edad pueden verse doblemente discriminadas a causa de estereotipos sexistas y relacionados con la edad. No sólo sufren la discriminación por la edad biológica, sino también por su apariencia. A medida que estas trabajadoras envejecen, parece más probable que se prescinda de ellas, y cuentan con menos posibilidades que el resto de los grupos en el mercado de trabajo de encontrar un empleo alternativo. Photo:ILO/Maillard J.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
Gran parte de la contribución económica de las mujeres proviene de las tareas que conlleva la atención de las responsabilidades familiares, las tareas domésticas y la actividad que despliegan en la economía informal. Los planes de seguridad social que garantizan prestaciones mínimas y compensan la pérdida del derecho a percibir prestaciones son ideales para las trabajadoras que, de otro modo, tendrían muy pocos derechos, debido a la magra paga que reciben o a las bajas contribuciones que pueden hacer por tener trabajos a tiempo parcial que, además, suelen interrumpir para atender las responsabilidades familiares. Para aquellas mujeres que nunca recibieron una remuneración por su trabajo, estas garantías representan una salvación. Photo:ILO/Deloche P.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
Las tasas de participación en la fuerza laboral de las mujeres de edad avanzada son menores que las de los hombres de su mismo grupo de edad. La menor participación de estas mujeres no significa que no trabajen. Sin embargo, los indicadores del mercado laboral no registran a mujeres que trabajan durante pocas horas o que lo hacen en trabajos esporádicos o estacionales; tampoco registran a las que tienen un empleo no remunerado, ni a las que trabajan en sus hogares o cerca de ellos. Dado que las mujeres enfrentan estas situaciones con mucha más frecuencia que los hombres, es muy posible que se subestime la cantidad de mujeres con empleo más que la cantidad de hombres en esta situación. Photo:ILO/Deloche P.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
Las mujeres son particularmente vulnerables, pues muchas se vuelcan a realizar trabajos no remunerados, o con salarios muy bajos, a tiempo parcial o esporádicos, o en la economía informal. Por todas estas razones, son pocas las veces que pueden acceder a prestaciones de pensión contributiva por propio derecho. Y, cuando lo logran, las pensiones son significativamente más bajas que las de los hombres, debido a que los ingresos han sido inferiores y los períodos de contribución, más cortos. Photo:ILO/Deloche P.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
En los países en desarrollo, las personas de edad avanzada se ven obligadas a seguir trabajando pese a tener problemas de salud, pues necesitan sobrevivir sin pensiones. No obstante, son pocas las oportunidades de empleo decente que el mercado aún les reserva. Al mismo tiempo, en los países desarrollados, muchas de estas personas se conservan en buen estado de salud física y mental, y con plena capacidad y voluntad para ofrecer sus experiencias y aptitudes a los empleadores, aun cuando estén en condiciones de jubilarse. Photo:ILO/Crozet M.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
Gran parte de la población mundial - el 80% - carece de acceso a una protección completa en materia de seguridad social. Este hecho se hace cada vez más evidente a medida que la población envejece. Las pensiones básicas no contributivas de la seguridad social contribuyen a reducir las desigualdades de género en materia de ingresos y de calidad de vida entre las mujeres y los hombres de edad avanzada. Este hecho reviste una importancia crítica, a la luz de los distintos obstáculos que enfrentan las mujeres en términos de su participación en la fuerza laboral en diferentes etapas de la vida. Dado que las mujeres de edad avanzada ocupan las franjas económicas inferiores, ellas son las que más se benefician con estos planes. Photo:ILO/Deloche P.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
La Recomendación sobre los trabajadores de edad, 1980 (núm. 162) de la OIT establece: "Los problemas de empleo de los trabajadores de edad deberían tratarse en el contexto de una estrategia global y equilibrada de pleno empleo y, a nivel de la empresa, de una política social global y equilibrada, tomando debidamente en cuenta a todos los grupos de población y garantizando así que los problemas del empleo no se desplacen de un grupo a otro". Photo:ILO/Crozet M.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
La orientación y el asesoramiento profesionales y la asistencia en la búsqueda de empleo son funciones clave para fomentar la empleabilidad de estos grupos de mujeres. La formación y la educación continua tienen una importancia crucial para ayudarlas a adaptarse a las demandas y oportunidades cambiantes. La educación permanente constituye una estrategia preventiva a largo plazo, y representa mucho más que una segunda oportunidad de educación para los adultos que en la niñez o en la juventud no recibieron educación y formación de calidad. Photo:ILO/Deloche P.
Derechos, empleos y seguridad social: Una nueva visión para hombres y mujeres de edad avanzada
Tal y como se declaró en la Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento (Madrid 2002), construir una sociedad para personas de todas las edades es un objetivo esencial. Pensar en dicha sociedad implica hacer un replanteamiento del curso convencional de la vida laboral; implica también introducir modelos de trabajo más flexibles y personalizados que garanticen a las personas el derecho a seguir trabajando si desean hacerlo, y al mismo tiempo el derecho a jubilarse con una pensión rentable en términos económicos, si optan por retirarse de la vida económicamente activa. Es necesario pasar de la competencia a la solidaridad entre los grupos de población en edad de trabajar, y eliminar los obstáculos para el empleo que enfrentan las personas de edad. Photo:ILO/Maillard J.

  
  
Copyright (derecho de autor)          
  
^ arriba 
  
Última actualización: Jueves - 22 agosto 2019