ILO Home
DCOMM: Departamento de comunicación m
Página de entrada de la galería de fotos 
  
DCOMM: Department of Communication
0 0   
0 0 Galería de fotosGalería de fotos
 
 

0

Galería de fotos
»Fotos del Director General de la OIT
»Búsqueda en la galería de fotos
» en la galería de fotos
» by person type
» by keyword
» by country
»Acceso directo a una foto
»Contáctenos
»Utilización de las fotos
»Cobertura especial
»Slideshows
  



0
English - Français  
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!


El primer tema de la campaña La igualdad de género en el corazón del trabajo decente se centra en infancias decentes para las niñas y los niños. La educación para todos es clave para el desarrollo, pero hay muchos obstáculos, entre ellos la pobreza, niños con la obligación de trabajar, un acceso limitado a la educación, la preferencia a escolarizar a un hijo por encima de una hija cuando los padres deben elegir, y las niñas teniendo muchas tareas domésticas y muy poco tiempo para estudiar. Sin embargo, estudios empíricos han mostrado que la educación de las niñas es una de los medios más eficaces de luchar contra la pobreza y romper el círculo vicioso de la pobreza de las mujeres, el analfabetismo y las malas condiciones de trabajo. La igualdad de género en el corazón del trabajo decente, campaña 2008-2009


Vea la galería


La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Existe un entendimiento universal y una visión internacionalmente compartida de que la educación para todos es clave para el desarrollo. Entre 1999 y 2005, las inscripciones en el nivel primario en el mundo pasaron de 647 a 688 millones, registrando un aumento del 36% en el África subsahariana y del 22% en Asia Meridional y Occidental. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Pese al creciente reconocimiento internacional de que la educación de las niñas constituye una de las herramientas más eficaces para el progreso, las niñas siguen padeciendo discriminación en el acceso a la enseñanza. Las niñas que han recibido instrucción tienen más posibilidades de tener mejores ingresos como adultas, de contraer matrimonio siendo más mayores, de tener menos niños y que éstos sean más sanos, y de gozar de un mayor poder de decisión en el hogar. Photo:ILO/Falise T.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
No obstante, uno de los factores que más obstaculizan la consecución de una infancia digna es la necesidad de trabajar. Los padres aquejados por la pobreza suelen tener que elegir entre educar a sus hijos o enviarlos a trabajar para que ayuden a mantener a la familia. En otros casos, el propio acceso a la educación puede plantear problemas por la falta o la calidad mediocre de los colegios o del personal docente o por un costo prohibitivo de la cuota escolar. Photo:ILO/Gianotti E.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
En las zonas urbanas, en donde ya vive casi la mitad de la población mundial, si no están escolarizados, los niños están particularmente expuestos a verse envueltos en actividades peligrosas e ilícitas. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
La relación entre uno y otro sexo determina el desarrollo de los varones y de las niñas de muchas formas, incluida la preferencia de escolarizar a un hijo en el momento de tener que elegir. Es posible que la decisión no guarde relación con las aptitudes naturales, las calificaciones o el grado de motivación de los niños, pero con las antiguas tradiciones patriarcales, las ideas religiosas, los modelos de género vigentes basados en la superioridad masculina y los derechos de sucesión. Photo:ILO/Cassidy K.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Las relaciones de género desparejas favorecen un círculo vicioso de inversión insuficiente en las niñas de generación en generación, que comienza en las etapas más tempranas de su vida y se prolonga a lo largo de todo su ciclo de vida. En la actualidad, las mujeres representan más de dos tercios de los 860 millones de analfabetos en el mundo. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Las niñas asumen gran parte de las tareas del hogar no remuneradas en el entorno familiar, entre otras cosas, cuidar de los niños, cocinar, limpiar, juntar agua y buscar combustible. Cuando estas niñas van a la escuela, les queda poquísimo tiempo para estudiar. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
En algunas comunidades pobres se espera que las niñas contribuyan a los ingresos del hogar. También puede ocurrir que se las impulse a trabajar en el servicio doméstico u otro tipo de trabajo, o que incluso sean objeto de trata o de prostitución. En Tanzania, cientos de niños trabajadores han sido retirados del servicio doméstico gracias a los esfuerzos comunes del sindicato CHODAWU y el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil de la OIT (IPEC). CHODAWU ejecuta un programa de prevención con la participación de los empleadores, los sindicatos, los jefes locales y las organizaciones no gubernamentales, docentes y padres, para romper la cadena de contratación y reintegrar a los niños en sus familias y la escuela. En su Centro en Dar es Salaam, los niños van a la escuela y aprenden un oficio. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Centro de educación informal para los niños que trabajan en talleres de fabricación de instrumentos quirúrgicos. Proyecto de la OIT en Sialkot (Pakistan). Estos roles de género preestablecidos no redundan necesariamente en beneficio de los varones, e incluso llegan a perjudicarles. Desde temprana edad, suelen sentir la pesada carga de tener que desempeñarse bien académicamente ¿tal vez más allá de su capacidad- a fin de satisfacer las expectativas de éxito que su familia deposita sobre ellos. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Academia en el centro de aprendizaje para mujeres jóvenes, Andra Pradesh en el distrito de Hyderabad (India). La meta de este programa, auspiciado por la OIT y diseñado para la rehabilitación e integración de niños trabajadores para promover e implementar la educación de mujeres jóvenes y para eliminar el trabajo infantil. Se han concebido diversos programas de incentivos para la educación de las niñas de comunidades pobres. Entre otras cosas, cabe citar las transferencias de dinero en efectivo para ayudar a las madres a mantener a sus hijos e hijas escolarizados y fuera del ámbito laboral. Tales incentivos pueden ser utilizados solos, pero si se combinan pueden tener una repercusión incluso mayor para aumentar el nivel de inscripciones escolares de niñas y reducir el trabajo infantil. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Los empleadores desempeñan una función fundamental en los diferentes niveles de la lucha contra el trabajo infantil. En el lugar de trabajo, pueden negarse a contratar niños o, en caso de que el trabajo infantil ya esté ocurriendo, pueden retirar a los niños asegurándose de hacerlo de manera responsable. A nivel político, los empleadores y las organizaciones de empleadores pueden abogar en favor de sistemas de formación y educativos eficaces tanto para las niñas como para los niños. La Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT opera un programa de cooperación técnica que tiene en cuenta las cuestiones de género, financiado por el Gobierno de Noruega, cuya finalidad es la creación de capacidad de los empleadores y sus organizaciones para luchar contra el trabajo infantil. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Las organizaciones de trabajadores también son líderes en la lucha contra el trabajo infantil en los planos local, nacional e internacional. Mediante intervenciones apropiadas, los sindicatos pueden llegar a ser promotores creíbles de la protección de los niños contra la explotación y los malos tratos. Los sindicatos preconizan el derecho de los trabajadores a una remuneración suficiente, contribuyendo con ello a reducir la dependencia de las familias pobres del trabajo de sus hijos pequeños. Aparte de negociar en nombre de sus afiliados adultos, las organizaciones de trabajadores también pueden velar por que los niños vayan a la escuela en vez de trabajar. La Oficina de Actividades para los Trabajadores de la OIT también tiene en marcha programas de cooperación técnica para potenciar las actividades de las organizaciones de trabajadores de lucha contra el trabajo infantil; asimismo, está teniendo en cuenta la dimensión de género. Photo:ILO/Gianotti E.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Alumnos de la escuela NAYA PRAYAS creada por la asociación india PRAYAS en las chabolas de Vasant Vihar (New Delhi, India). Desde 1988, esta asociación ayuda a los niños más menesterosos o viviente en la calle. La Fórmula del Progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños! implica que las niñas y los niños deberían tener igual acceso a la educación y recibir las mismas oportunidades de estudiar a fin de adquirir los mismos conocimientos y habilidades para encontrar un trabajo decente cuando sean adultas. Photo:ILO/Crozet M.
La fórmula del progreso: ¡Educar tanto a las niñas como a los niños!
Unas medidas para promover la igualdad de los niños y las niñas en la educación y dar las mismas oportunidades a las niñas cuando sean adultas, incluyen: impartir programas de educación formal y educación no formal para las adolescentes, con inclusión de formación profesional, a fin de que adquieran autonomía y tengan más oportunidades de trabajo decente cuando sean adultas; erradicar los estereotipos de género de la educación que dan lugar a opiniones no cuestionadas acerca de la segregación ocupacional y el trabajo femenino no remunerado ; alentar a las niñas a estudiar materias y adquirir calificaciones respecto de las cuales existe una gran demanda y por las que se obtiene una mejor remuneración en el mercado de trabajo ; proponer que se evalúen las ocupaciones donde predominan las mujeres y donde predominan los hombres para que se establezca una remuneración igual por trabajo de igual valor ; velar por la formación de calidad y el consiguiente empleo de un número suficiente de docentes de sexo femenino; compartir las buenas prácticas entre países respecto de las estrategias para escolarizar y retener a las niñas en la enseñanza. Photo:ILO/Crozet M.

  
  
Copyright (derecho de autor)          
  
^ arriba 
  
Última actualización: Viernes - 23 agosto 2019