Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil

La comunidad internacional acuerda redoblar esfuerzos para luchar contra trabajo infantil y trabajo forzoso

La IV Conferencia Mundial concluyó hoy en Argentina después de tres días de deliberaciones con la adopción de una “Declaración de Buenos Aires” en la cual se enuncian principios y acciones. Durante el encuentro delegados de todo el mundo presentaron casi un centenar de Promesas que implican medidas concretas para avanzar hacia la erradicación del trabajo infantil y trabajo forzoso, y la generación de empleo de calidad para los jóvenes.

Comunicado de prensa | 16 de noviembre de 2017
BUENOS AIRES – La IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil concluyó hoy en Argentina con un llamado a la acción para acelerar los esfuerzos destinados a terminar con el trabajo infantil de aquí a 2025 y el trabajo forzoso para 2030 en todas las regiones del planeta, así como para generar mayores oportunidades de empleo decente para los jóvenes.

La “Declaración de Buenos Aires” fue entregada en la última jornada de la Conferencia de tres días que convocó en la capital argentina a delegaciones de todo el mundo. Más de 3.000 personas se inscribieron para asistir a sesiones plenarias, paneles de discusión sobre temas específicos y eventos especiales en los cuales participaron unos 250 oradores.

“Nosotros sabemos lo que hay que hacer, y no hay excusas para no hacerlo”, advirtió el Director General de la OIT, Guy Ryder, al participar en un panel de discusión de alto nivel en el cual planteó a los delegados que “tenemos el deber de asegurar un futuro del trabajo en el cual no haya trabajo infantil ni trabajo forzoso”.

La IV Conferencia Mundial, organizada por el Gobierno argentino con el apoyo de la OIT también incluyó un llamado a las delegaciones de los países, integradas por representantes de gobiernos y de organizaciones de empleadores y de trabajadores, así como a la sociedad civil, y organizaciones regionales e internacionales, para realizar una serie de “Promesas” que implicaran medidas concretas para acelerar los esfuerzos contra el trabajo infantil y el trabajo forzoso.

En los tres días se recopilaron cerca de un centenar de esas Promesas, para ser leídas por quienes se comprometieron en una sesión de la jornada final del encuentro.

La “Declaración de Buenos Aires” recuerda al principio que según las estimaciones hay 152 millones de niñas y niños en trabajo infantil, 73 millones de ellos en sus peores formas. Además 25 millones de personas siguen siendo objeto de trabajo forzoso, entre ellos 4 millones de niños. Y en todo el mundo al menos 71 millones de jóvenes están desempleados.

El Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Argentina, y Presidente de la IV Conferencia Mundial, Jorge Triaca, y representantes de los actores sociales, hicieron entrega de la Declaración a la OIT.

“El trabajo infantil, especialmente en sus peores formas, y el trabajo forzoso, son graves violaciones y abusos de los derechos humanos y de la dignidad humana”, dice la Declaración, y agrega que “son tanto causas como consecuencias de la pobreza, la desigualdad, la discriminación, la exclusión social y la falta de acceso a la educación”.

El documento final de la IV Conferencia Mundial contiene una serie de principios y de acciones, y se insta a gobiernos, interlocutores sociales, organizaciones de la sociedad civil y a las partes interesadas a adoptarlas.

Los principios plantean la necesidad de “atender el interés superior de los niños, las niñas y los adolescentes”, contiene el compromiso de respetar los derechos humanos y los principios y derechos fundamentales en el trabajo, y destaca la necesidad de recurrir al diálogo social tripartito, y a políticas nacionales coherentes y coordinadas que generen trabajo decente.

Las acciones, que abarcan la mayor parte de la Declaración, están divididas en tres áreas: política y gobernanza; conocimientos, datos y supervisión; y alianzas e innovación, partiendo por ratificar los compromisos internacionales de erradicar el trabajo infantil para 2025 y el trabajo forzoso para 2030,tal como lo plantean la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

También destaca el apoyo a la Alianza 8.7, que ha sido establecida para cumplir con ese objetivo de la Agenda 2030, que es precisamente el relativo a la erradicación del trabajo infantil y el trabajo forzoso.

“Esperamos que Buenos Aires sea el lugar donde la comunidad internacional tome las medidas para no tolerar lo intolerable”, pidió el Director General de la OIT en el marco de este encuentro. Guy Ryder destacó que ha habido progresos importantes y el trabajo infantil se ha reducido en los últimos 20 años, pero los 152 millones de niños y niñas que aún están en esta situación indican que es hora “de hacer más y de hacerlo mejor”.