Trabajo forzoso: un problema en la UE

De acuerdo con una estimación de la OIT sobre trabajo forzoso y trata de seres humanos en la Unión Europea, 880.000 personas son víctimas de trabajo forzoso en los países miembros de la UE, lo cual equivale en términos estadísticos a 1,8 personas por cada 1.000 habitantes.

Press release | 10 July 2012
BRUSELAS (Noticias de la OIT) – De acuerdo con una estimación de la OIT sobre trabajo forzoso y trata de seres humanos en la Unión Europea, 880.000 personas son víctimas de trabajo forzoso en los países miembros de la UE, lo cual equivale en términos estadísticos a 1,8 personas por cada 1.000 habitantes.

  • De los 880.000 trabajadores forzosos, se estima que 30 por ciento es víctima de explotación con fines sexuales y 70 por ciento de explotación con fines laborales.
  • Las mujeres constituyen la mayoría de las víctimas (58 por ciento).
  • En la mayoría de los casos de trabajo forzoso con fines laborales estaban involucrados ciudadanos de países miembros de la UE.
  • Otras víctimas provenían de Asia, África y Europa Central y Sudoriental.
  • Las víctimas de trabajo forzoso con fines sexuales provenían de la UE, Europa Central y Sudoriental, África y, en menor extensión, de América Latina y Asia.
  • Adultos y niños también fueron forzados a realizar actividades económicas ilícitas, incluso pedir limosna.
  • Europa Central y Sudoriental y la Comunidad de Estados Independientes es la región con la más alta prevalencia de trabajo forzoso por cada 1.000 habitantes (4,2/1.000 habitantes). 13 de los 19 países de la región están por ingresar a la UE.
Sesión Twitter
Está invitado a participar en un sesión de preguntas y respuestas en Twitter con Beate Andrees, directora del Programa Especial de Acción para Combatir el Trabajo Forzoso de la OIT, el 12 de julio a las 16:00 hora de Bruselas (14:00 GMT) en http://twitter.com/#!/ilo (hashtag #EUFL).
“Nuestro análisis demuestra con claridad que la agricultura, el trabajo doméstico, la industria manufacturera y la construcción son los principales sectores donde se encontró trabajo forzoso en la UE. Las víctimas son engañadas con falsas ofertas de empleos, para luego descubrir que las condiciones de empleo son peores de las previstas. Muchos de ellos se encuentran en una situación irregular y tienen muy poco poder de contratación”, declaró Beate Andrees, directora del Programa Especial de Acción para Combatir el Trabajo Forzoso de la OIT.

El desafío de una mejor identificación y persecución

En los últimos años, los Estados miembros de la UE han adoptado de manera gradual un enfoque más exhaustivo hacia la trata con fines de explotación laboral y sexual. La OIT trabajó conjuntamente con los gobiernos de Alemania, Portugal, Italia, Polonia, Francia, Rumanía y el Reino Unido para realizar estudios sobre los mecanismos de contratación, engaño y abuso en los sectores que son vulnerables a la trata. Además, como parte de los esfuerzos por combatir el trabajo forzoso, se ha fortalecido la capacidad de los inspectores de trabajo en toda la UE (por ejemplo en Portugal, Polonia, Italia y Alemania).

Sin embargo, en vista de estas cifras alarmantes, Andrees afirmó que la atención debería dirigirse hacia una mejor identificación y persecución del trabajo forzoso y de los delitos relacionados, como la trata de seres humanos. “Aún es complicado tener éxito en un proceso judicial contra individuos que ocasionan tal sufrimiento a tantas personas. Esto debe cambiar. Debemos garantizar que el número de víctimas no aumente durante la actual crisis económica, en la cual las personas son cada vez más vulnerables a esta práctica nefasta”.

Trabajo forzoso es el término utilizado por la comunidad internacional para denominar situaciones en las cuales las personas involucradas – mujeres y hombres, niñas y niños – tienen que trabajar contra su voluntad, obligadas por sus contratistas o empleadores, a través de, por ejemplo, la violencia y amenazas de violencia, o de medios más sutiles como la acumulación de deudas, la retención de documentos de identidad o las amenazas de denuncia ante las autoridades de inmigración. Estas situaciones pueden además incluir casos de trata de seres humanos y prácticas similares a la esclavitud, los cuales son términos similares pero no idénticos desde el punto de vista legal. La legislación internacional establece que exigir a alguien el trabajo forzoso es un crimen, y debe ser castigado a través de penas que reflejen la gravedad del delito.

Contactos

Para más información o para solicitar entrevistas, por favor póngase en contacto con:
- Barbara Janssens, ILO-Brussels Communication Assistant, mob +32 (0) 484 91 55 59, tel +32 (0)2 737 93 87, janssens@ilo.org
- ILO-Brussels, +32 (0)2 736 59 42, ilo-brussels-press@ilo.org, www.ilo.org/brussels