Tras extensas deliberaciones

La 95ª Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT concluyó hoy después de extensas deliberaciones sobre los vertiginosos cambios registrados en el mundo del trabajo, y de adoptar una serie de decisiones relacionadas con la promoción del trabajo decente en el siglo XXI.

Noticia | 10 de julio de 2006

GINEBRA (Noticias de la OIT) - La 95ª Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT concluyó hoy después de extensas deliberaciones sobre los vertiginosos cambios registrados en el mundo del trabajo, y de adoptar una serie de decisiones relacionadas con la promoción del trabajo decente en el siglo XXI. 10 de julio 2006

El Director General de la OIT, Juan Somavia, dijo que la Conferencia adoptó "normas para el siglo XXI que son pertinentes y aplicables para todos los países del mundo y todas las etapas de desarrollo", y añadió que se ha entregado "un sólido mandato para participar plenamente en el proceso de renovación de nuestro sistema multilateral apoyándonos en el reconocimiento de que gozamos como "el organismo del trabajo decente"".

Somavia consideró que la discusión de un nuevo informe de la OIT titulado "Cambios en el mundo del trabajo" produjo "un gran número de contribuciones pormenorizadas e interesantes" que ayudan a "darle forma y contenido" a las acciones que la OIT emprenderá en el futuro.

La Conferencia, que contó con la presencia de unos 4.000 representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores, acogió a dos invitados especiales hablaron ante la plenaria. La Presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, destacó que su país necesita con urgencia acciones para promover la paz y el desarrollo, mientras que el Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, pidió medidas concretas para avanzar hacia una globalización más justa y propuso reducir el gasto en la carrera armamentista.

El presidente de la Conferencia fue el viceministro del Trabajo y Asuntos Sociales de la República Checa, Cestmir Sajda. Fueron elegidos como vicepresidentes Jorge de Regil, delegado de los empleadores de México, N.M. Adyanthaya, delegado de los trabajadores de India, y el ministro de Recursos Humanos y Migración de Egipto, Aisha Andel Hady, en representación de los gobiernos.

También fue abordado el tema de la persistencia del trabajo forzoso en Myanmar y los derechos laborales en otros países. La situación de Myanmar fue descrita como "de una gravedad sin precedentes" que resulta "inaceptable para la OIT".

Nuevos instrumentos para el mundo del trabajo

Los delegados adoptaron por una aplastante mayoría un nuevo Convenio sobre un marco promocional para la seguridad y salud en el trabajo y una Recomendación sobre este mismo tema, como un paso importante para el desarrollo de una "cultura preventiva de seguridad y salud" a través de la generación de programas nacionales en esta área. (Para mayores detalles ver el comunicado OIT/06/34.)

Una mayoría de los delegados también votaron por una Recomendación laboral que propone a los estados miembros la formulación y adopción, en consulta con los interlocutores sociales, de una política nacional que establezcan la existencia de una relación laboral y distingan entre una persona empleada y una que trabaja en forma independiente, que combatan las relaciones de trabajo disfrazadas y aseguren un conjunto de normas aplicables a todas las relaciones contractuales.

Discusión sobre normas

En la discusión del caso de Myanmar, la Conferencia destacó que sólo habrá progresos reales en este campo cuando haya un compromiso real del Gobierno, y planteó dos medidas para las cuales es necesario un compromiso "tangible y verificable" por parte de Myanmar. La primera es la liberación de una persona que fue encarcelada tras contactos con la OIT y la anulación de un proceso que se está realizando en este momento para finales de julio, y la segunda es un acuerdo entre Myanmar y la OIT antes de fines de octubre, para crear un mecanismo creíble capaz de hacerse cargo de las quejas sobre trabajo forzoso con las garantías necesarias para la protección de quienes las presentan.

En su sesión de noviembre de 2006 el Consejo de Administración de la OIT tiene previsto informarse sobre el avance en estas áreas, y tendrá la autoridad suficiente para decidir cuales serán las acciones más pertinentes. Durante la Conferencia Myanmar expresó su intención de cooperar con la OIT y liberó de la prisión a Su Su Nwe. Su liberación había sido solicitada por la OIT desde su encarcelamiento el año pasado, pocos meses después de que ella tuviera éxito en lograr el procesamiento de funcionarios del gobierno por prácticas de trabajo forzoso.

La Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia abordó una serie de temas en el marco de una compleja discusión.

Como parte de los esfuerzos de la OIT por eliminar la práctica del trabajo forzoso en Myanmar, la Comisión realizó una vez más una sesión especial para discutir sobre la observancia por parte de este país de la Convenio sobre trabajo forzoso, 1930 (Nro.29), después de que se han adoptado medidas en el contexto del Artículo 33 de la Constitución de la OIT.

La Comisión tomó nota de los comentarios formulados por el embajador de Myanmar sobre la disposición de su Gobierno de suspender durante seis meses las acciones contra los querellantes a modo de ensayo, y que durante este período, como una medida provisional, las quejas de trabajo forzoso sean manejadas por el Director General del Departamento del Trabajo de Myanmar junto con el funcionario de enlace de la OIT.

En sus conclusiones la Comisión dijo que si bien este paso parece positivo, es tardío y limitado. Las palabras deberían traducirse de manera urgente en acción concreta, con resultados en todas las cuestiones pendientes en particular en el sobreseimiento y la liberación de las personas que han sido perseguidas. Esta acción resultaba particularmente importante dado que la Conferencia debía examinar las acciones que tendrían que adoptar la OIT y otras organizaciones. Las autoridades deben ahora, por tanto, entablar de inmediato discusiones con la OIT, para establecer a la brevedad posible un mecanismo creíble que se ocupe de las quejas sobre trabajo forzoso.

Las conclusiones de la Comisión y sus consideraciones sobre las acciones que podría adoptar la OIT para asegurar la observancia del Gobierno de Myanmar fueron abordadas durante la sesión plenaria de la Conferencia.

{mospagebreak title = Página 4}

La Comisión también examino otros 25 casos relacionados con libertad sindical, trabajo forzoso, discriminación, trabajo infantil, política laboral, inspección laboral, salarios y otros temas que son abordados por las normas de la OIT. Se adoptaron párrafos especiales para manifestar preocupación por la libertad de asociación en Bangladesh (Convenio Nro. 98) y de Belarús (Convenios Nros. 87 y 98). En el caso de Belarús la Comisión hizo notar con gran preocupación que no ha habido progresos en la eliminación de las graves discrepancias en la aplicación de los Convenios en cuestión. El Consejo de Administración considerará nuevas acciones en noviembre.

En esta sesión la Comisión también fue escenario de un histórico acuerdo entre gobierno, empleadores y trabajadores de Colombia, quienes acordaron aceptar una presencia permanente de la OIT en ese país sudamericano con el fin de ofrecer asistencia técnica en el marco de un Programa Nacional de Trabajo Decente y la promoción y defensa de los derechos fundamentales en el trabajo, en particular el derecho a la vida, la libertad sindical y de expresión, así como la negociación colectiva y la libertad de empresa para los empleadores.

Cooperación técnica

La Comisión de la Cooperación Técnica revisó el programa de cooperación técnica de la OIT teniendo en cuenta los cambios que se han registrado en la forma en la cual la Organización aborda sus actividades desde la última vez en que este tema fue discutido en la Conferencia en 1999, incluyendo los Programas Nacionales de Trabajo Decente y los vínculos con el sistema de las Naciones Unidas y otras instancias. Enfatizó la importancia de reforzar a los mandantes tripartitas de la OIT (gobiernos y organizaciones de empleadores y trabajadores) y su participación en iniciativas de cooperación técnica.

La Comisión revisó en forma exhaustiva una serie de asuntos relacionados con la cooperación técnica, e hizo notar que "el empleo pleno y productivo y el trabajo decente son motores fundamentales del desarrollo y, por consiguiente, objetivos prioritarios de la cooperación internacional". El trabajo de esta Comisión formará parte de los aportes a la próxima sesión de alto nivel de ECOSOC que tiene como tema principal de este año el de Trabajo decente y desarrollo sustentable.

La Conferencia Internacional del Trabajo tiene por cometido adoptar normas internacionales del trabajo y supervisar su cumplimiento, establecer el presupuesto de la Organización y elegir a los miembros del Consejo de Administración. Desde 1919, la Conferencia ha servido de importante foro internacional para debatir sobre cuestiones sociales y laborales de alcance mundial.

Se prevé que la Conferencia reúna a unos 4.000 delegados, entre los que se encuentran ministros de trabajo y dirigentes de las organizaciones de trabajadores y de empleadores de los 178 Estados Miembros de la OIT. Cada Estado Miembro tiene derecho a enviar cuatro delegados a la Conferencia: dos por parte del Gobierno y otros dos en representación, respectivamente, de los trabajadores y de los empleadores, cada uno de los cuales puede hacer uso de la palabra y votar con plena independencia.