95ª Conferencia Internacional del Trabajo: "El trabajo decente se encuentra en el corazón de la paz"

El trabajo decente "se encuentra en el corazón de la paz" dijo hoy el Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, al dirigirse a la Conferencia anual de la OIT con un discurso en el que llamó a adoptar medidas concretas para una globalización más justa y pidió poner en marcha una iniciativa para reducir el gasto de recursos en la carrera armamentista.

Noticia | 9 de junio de 2006

El trabajo decente "se encuentra en el corazón de la paz" dijo hoy el Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, al dirigirse a la Conferencia anual de la OIT con un discurso en el que llamó a adoptar medidas concretas para una globalización más justa y pidió poner en marcha una iniciativa para reducir el gasto de recursos en la carrera armamentista.

9 de junio 2006

"Existe una vinculación necesaria entre el empleo decente y la paz, entre el trabajo y la defensa de la dignidad humana. El derecho al trabajo es un derecho fundamental, y sin respeto a los derechos fundamentales la paz no es sino una quimera", dijo Arias al intervenir ante representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores de los Estados Miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Agregó que "no es coincidencia que muchas de las más graves amenazas a la paz y a la democracia que hoy enfrentamos se originen en países con altas tasas de desempleo y subempleo".

Arias obtuvo el Premio Nóbel de la Paz en 1987. La OIT también fue galardonada con esa misma distinción en 1969.

"Como ganadores del Premio Nóbel, ambos sabemos que el trabajo decente se encuentra en el corazón de la paz", planteó Arias ante la 95ª Conferencia Internacional del Trabajo, que se inició el 31 de mayo y concluye el 16 de junio.

"La gente no quiere dádivas, quiere oportunidades de trabajo", dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia, en el discurso de bienvenida al mandatario costarricense "en esta casa internacional del diálogo para la acción en el mundo del trabajo".

"Estamos actualmente empeñados en hacer del Trabajo decente un objetivo global y una realidad nacional", añadió Somavia.

Arias destacó que "la OIT y Costa Rica comparten un credo común", y planteó que los países "progresamos éticamente cuando ponemos al trabajo decente y a la defensa de la dignidad humana en el centro de nuestras políticas públicas".

Añadió que la OIT ha llamado la atención sobre "la necesidad de reevaluar nuestros enfoques y ubicar el empleo productivo y el trabajo decente en el centro de nuestras políticas económicas y sociales", y afirmó que "reconozco esta necesidad y acepto el desafío que impone".

El mandatario costarricense consideró que es necesario adoptar estrategias efectivas y concretas, a nivel nacional e internacional, para hacer realidad los objetivos de creación de empleos decentes, y planteó ante la Conferencia de la OIT la necesidad de invertir en educación y de propiciar el libre comercio entre los países.

"No existe peor obstáculo para la creación de empleos decentes que una educación deficiente", dijo Arias. "Los fracasos en la educación de hoy, son los fracasos en la economía de mañana".

El mandatario reconoció que la mejora de la educación demanda recursos, pero destacó que es más importante la voluntad política y calificó como "vergonzoso" que naciones pobres compren cada vez más armas y fortalezcan a sus ejércitos con el argumento de proteger a sus poblaciones.

Arias denunció que "América Latina ha iniciado una nueva carrera armamentista, pese a que nunca ha sido más democrática y a que prácticamente no ha visto conflictos militares entre países en el último siglo", y consideró que esto constituye "un alarmante signo de ceguera histórica".

El Presidente propuso a los delegados dar vida a un "Consenso de Costa Rica" con mecanismos para condonar deudas y dirigir recursos hacia países que inviertan más en sus pueblos y menos en armas y soldados. "Es hora de que la comunidad internacional premie no sólo a quien gasta con orden, como hasta ahora, sino a quien gasta con ética".

Con respecto al libre comercio, consideró que si ese camino "se transita correctamente, conducirá a la creación de más y mejores empleos para nuestros ciudadanos". En tiempos de globalización, dijo, lo países enfrentan una disyuntiva porque "si no son capaces de exportar cada vez más bienes y servicios, terminarán exportando cada vez más gente".

Los acuerdos de libre comercio, dijo, deben estar vinculados a los derechos laborales, y citó el ejemplo del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana que "se comprometieron en ese instrumento a adoptar un conjunto de estándares laborales emitidos por la OIT".

También hizo notar que por parte de los países industrializados debe haber más coherencia. "Que si pregonan el libre mercado, entonces que éste sea, en efecto, libre", dijo.

"En vísperas de la inauguración de la Copa Mundial (de fútbol), les dejo un último mensaje: es tiempo de pensar los unos en los otros, de pensar en cada trabajador, en cada sindicato, en cada cámara empresarial, en cada empleador y en cada gobierno del planeta como jugadores de un mismo equipo", dijo el mandatario, quien asistirá este viernes a la inauguración de ese torneo donde jugará la selección de su país.

"Si así lo hacemos - al igual que espero lo hará Costa Rica mañana - anotaremos muchísimos goles en el marco del desempleo, de la pobreza, de la injusticia y de la guerra.