OIT: Integración socioeconómica se hace más urgente que nunca para migrantes venezolanos

La OIT propone ámbitos de acción y propone prioridades para la integración en un Comunicado difundido hoy con ocasión de la Conferencia de Donantes en solidaridad con refugiados y migrantes venezolanos en países de la región, en medio de la COVID-19.

Comunicado de prensa | 26 de mayo de 2020
Lima – La OIT emitió hoy un Comunicado con ocasión de la Conferencia de Donantes en solidaridad con refugiados y migrantes venezolanos en países de la región, en medio de la COVID-19, destacando la urgencia de estrategias para la integración socioeconómica en un momento de fuerte impacto sobre el empleo y los ingresos.

“En ocasión de la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los Refugiados y Migrantes venezolanos de mayo de 2020, la OIT hace un llamado a la solidaridad internacional para que se apoyen las acciones propuestas por la Plataforma R4V y la Estrategia Regional de Integración Socioeconómica, para el mayor beneficio de la población refugiada y migrante venezolana como también de sus comunidades y países de acogida”, dice el Comunicado.

La Conferencia de este 26 de mayo fue convocada por la Unión Europea y el Gobierno de España, con el apoyo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“A pesar del impacto en el empleo y los ingresos, una parte importante de personas refugiadas y migrantes ha quedado al margen de los planes de apoyo de los gobiernos dirigidos a la población afectada, debido a la limitada cobertura de los sistemas de protección actual -sobre todo a las personas migrantes en condición irregular-“, destaca el documento de OIT América Latina y Caribe.

“El contexto actual hace más urgente que nunca el desarrollo de estrategias de promoción de la integración socioeconómica, en particular a través del trabajo decente: el acceso al empleo digno y a emprendimientos formales, que les permitan a los trabajadores venezolanos ejercer plenamente sus derechos laborales, participar en el diálogo social, y gozar de una adecuada cobertura de protección social”.

Agrega que “la efectiva integración socioeconómica constituye un pilar fundamental para maximizar la contribución de la población migrante y refugiada al desarrollo de las comunidades de acogida, y para aliviar los países y las comunidades de destino de las cargas de la asistencia humanitaria y social”.
La OIT estima que existen tres ámbitos de acción fundamentales para hacer frente a la crisis económica y de empleo producida por la pandemia y proteger a la población refugiada y migrante:
• la inclusión de los trabajadores migrantes y refugiados en las respuestas nacionales al COVID-19;
• la cooperación bilateral entre los países de origen y de destino; y
• el diálogo social y la plena participación de las organizaciones de empleadores y de trabajadores.

Como co-coordinador (junto con OIM) del Sector “Integración Socioeconómica y Cultural” de la Plataforma R4V, la OIT ha estado elaborando, con la participación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la “Estrategia regional de integración socioeconómica para las personas refugiadas y migrantes provenientes de Venezuela y sus comunidades de acogida”.

Esta estrategia desarrolla seis prioridades para procurar una efectiva integración, articulándolas con una respuesta regional para mitigar los impactos del COVID-19:
• Regularización y caracterización de la población proveniente de Venezuela;
• Reconocimiento de títulos y competencias;
• Empleabilidad;
• Emprendimiento y desarrollo empresarial;
• Inclusión financiera;
• Acceso a la protección social.

La Integración Socioeconómica y Cultural es, y será cada vez más, un pilar fundamental de la respuesta a la situación de refugiados y migrantes venezolanos en América Latina y el Caribe, dice el comunicado de OIT América Latina y Caribe.