OIT: Muchos se están quedando atrás en los mercados laborales de América Latina y el Caribe

En la XX Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo realizada esta semana en Barbados, el Director Regional de OIT planteó la necesidad de abordar una serie de brechas que lastran los mercados laborales, para forjar un mejor futuro del trabajo.

Noticia | 8 de diciembre de 2017
BRIDGETOWN -  El director Regional de la OIT, José Manuel Salazar-Xirinachs, advirtió que en los mercados de trabajo de América Latina y el Caribe “en pleno siglo XXI muchos se están quedando atrás”, e hizo un llamado urgente a enfrentar persistentes brechas y discriminaciones laborales, al intervenir en una reunión interamericana que concluye hoy en la capital de Barbados. 

La XX Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo (CIMT) convocada por la OEA este jueves y viernes en Bridgetown, reunió a representantes de los ministerios de todos los países de las Américas, así como a delegados de organizaciones de empleadores y de organizaciones de trabajadores.

La CIMT, que se realiza cada dos años, fue inaugurada este jueves por la tarde por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, por la Ministra del Trabajo, Seguridad Social y Desarrollo de Recursos Humanos de Barbados, Esther Byer-Suckoo, quien además ha asumido la presidencia de esta conferencia interamericana, y por el Director Regional de la OIT.

“No ha sido una buena época para los mercados laborales de la región”, advirtió Salazar al referirse ante los presentes al período de dos años desde la anterior reunión de la CIMT realizada en 2015 en México hasta la que se llevó a cabo esta semana en Barbados. “Ha sido un período de deterioro acumulativo en la mayoría de los indicadores laborales y sociales de la región, que no ha dejado de profundizarse”.

Planteó que si bien la situación no es homogénea pues en la región hay países con indicadores de diverso comportamiento económico y con diferencias en indicadores laborales, “en general el cuadro que nos pintan las estadísticas del presente del trabajo en la región no es alentador”.

El Director Regional de la OIT recordó que tras un período desaceleración e incluso contracción económica, la región inició este año con una alta tasa de desempleo de 8,1 por ciento en promedio, lo que implica que 25 millones de personas buscan empleo sin conseguirlo, y alertó que “esta tasa será aún más alta a fines de 2017”.

En el marco del análisis que presentó en su discurso ante los delegados a la CIMT, Salazar recordó que 135 millones de personas, casi la mitad de la fuerza de trabajo, están empleadas en condiciones de informalidad, y que la tasa de desempleo juvenil ha aumentado aún más que la de los adultos y a fines de 2017 “uno de cada cinco jóvenes en edad de trabajar está buscando empleo y no lo encuentra”.

Adicionalmente, dijo que “los mercados de trabajo de la región siguen estando fuertemente segregados” y destacó las persistentes desigualdades de género ya que “las mujeres siguen estando peor que los hombres en todos los indicadores”, así como la situación de los pueblos indígenas, víctimas de exclusión social “asociada a una desventajosa inclusión productiva y en el mercado laboral”.

Salazar dijo que es inaplazable asumir “el desafío clave” de cerrar las brechas en el mercado laboral “no solo para lograr el crecimiento inclusivo y sostenible, sino para la cohesión social y los pactos sociales de la región de aquí a 2030”.

En su exposición resumió algunos desafíos: las grandes brechas de productividad en comparación con otras regiones y también aquellas internas donde está arraigada gran parte de la desigualdad, las de acceso a educación y formación profesional de calidad y pertinencia, las de acceso a infraestructura básica y social, y las existentes en materia de respecto y aplicación de los derechos laborales.

En un escenario de “muchos desafíos” laborales, la región enfrenta además un futuro en el cual “el mundo del trabajo está siendo robotizado, automatizado, virtualizado, descarbonizado, tercerizado y desintermediado”, al mismo tiempo que se enfrenta un proceso acelerado de envejecimiento, cambios en los modelos de negocios y en las formas de contratación.

El representante de OIT ante la XX CIMT destacó que para forjar un mejor futuro del trabajo es importante que los países apliquen políticas de desarrollo productivo para “inducir patrones de crecimiento más sostenidos, inclusivos y sostenibles”.

Al mismo tiempo considero esencial contar con estrategias para mejorar la educación y formación profesional, para mejorar el cumplimiento de las normas internacionales del trabajo y así enfrentar la desigualdad y la discriminación laboral, y también para fomentar “sólidos procesos de diálogo social”.

La reunión de la CIMT concluye este viernes en Barbados con la adopción de una Declaración y de un Plan de Acción.

La Conferencia es considerada como foro primordial de discusión y decisión política sobre las prioridades y acciones a seguir en materia laboral a nivel hemisférico. Comenzó a realizarse hace más de 50 años y es la conferencia sectorial más antigua de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Durante la XX CIMT el Director Regional de la OIT tuvo la oportunidad de sostener reuniones con Ministros del Trabajo de diversos países del entorno interamericano, así como con representantes de CEATAL que agrupa a representantes de organizaciones de empleadores y de COSATE que agrupa a los representantes de organizaciones de trabajadores.

El Consejo Sindical de Asesoramiento Técnico (COSATE) y la Comisión Empresarial de Asesoramiento Técnico en Asuntos Laborales (CEATAL) son dos órganos asesores de la CIMT.

La OIT informó que el próximo 18 de diciembre presentará información estadística actualizada sobre el mercado de trabajo en la región al dar a conocer su informe anual Panorama Laboral 2017 en América Latina y el Caribe.