Iniciativas empresariales para enfrentar el reto del empleo juvenil

En reunión regional de expertos, la OIT inició un análisis de las políticas e iniciativas para promover la iniciativa empresarial entre los jóvenes de América Latina y el Caribe, como parte de las estrategias para enfrentar el desempleo juvenil y la informalidad.

Noticia | 4 de septiembre de 2015
Lima - La OIT realizó esta semana una reunión para analizar experiencias innovadoras que promueven la iniciativa empresarial juvenil en numerosos países, tales como educación empresarial, incubadoras de empresas, mentorías, crédito y otros servicios, con el fin de mejorar el impacto de los programas de promoción del emprendedurismo juvenil en América Latina y el Caribe, como parte de las estrategias para enfrentar altas tasas de desempleo y predominio de la informalidad.

“La creación de una infraestructura de oportunidades para el empleo juvenil es uno de los mayores retos que enfrenta esta región”, dijo el Director de OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar al inaugurar esta primera reunión de especialistas en el tema provenientes de organizaciones empresariales de 9 países.

De acuerdo con estimaciones de la OIT en esta región los jóvenes enfrentan una tasa de desempleo promedio de 13,3%, que duplica la tasa general y triplica la de los adultos. Pero además seis de cada 10 que logran conseguir un empleo trabajan en condiciones de informalidad, con precarias condiciones laborales, bajos salarios, sin estabilidad, ni derechos, ni perspectivas de mejorar.

“Buscar la inserción laboral, la inserción económica y social de los jóvenes es una prioridad urgentísima para la mayoría de los países latinoamericanos”, dijo Salazar al recordar que además se estima que unos 20 millones de jóvenes, es decir, uno de cada cinco entre 15 y 24 años de edad son Ninis, que ni estudian ni trabajan, lo cual constituye “una verdadera tragedia”.

Las iniciativas empresariales son una opción importante para los jóvenes que están iniciando la vida productiva. Sin embargo, la OIT señala que la gran mayoría de los jóvenes ingresan al mercado laboral por la vía de empleos asalariados y apenas unos pocos lo hacen a través de emprendimientos propios.

Los datos disponibles indican que sólo 8% de las personas que declaran tener un negocio en América Latina y el Caribe son menores de 25 años.

En la primera sesión de la reunión también se recordó que las empresas de los jóvenes suelen tener una alta “tasa de mortalidad” y enfrentan numerosas dificultades de supervivencia, lo cual plantea un desafío en materia de políticas de incentivos para el emprendimiento que se han puesto en ejecución en diversos países y para el mejoramiento del llamado "ecosistema empresarial".

De acuerdo con la OIT los países de la región le dan cada vez más relevancia a las iniciativas empresariales para enfrentar el problema del empleo juvenil, y en este momento están orientadas al emprendimiento aproximadamente el 20% de las iniciativas relacionadas con este tema en la región.

Salazar destacó que en materia de políticas para apoyar las empresas de los jóvenes es importante abordar asuntos como la formación y la capacitación de los emprendedores, el acceso al crédito, la simplificación de trámites, el acompañamiento en el desarrollo de las iniciativas, y el surgimiento de incubadoras empresariales.

La reunión regional en Lima inicia un proceso de análisis que se extenderá durante varios meses y concluirá con la elaboración de un informe amplio sobre este tema, que documentará y sistematizará los programas existentes y las experiencias innovadoras a nivel público y privado, , incluyendo los que realizan las organizaciones empresariales en cada país.

“Estamos tratando de responder una pregunta, ¿qué es lo que funciona en materia de promoción de la iniciativa empresarial y el empleo por cuenta propia de los jóvenes en la región? para poder promover el uso de prácticas efectivas y mejor adaptadas a las necesidades de la región”, explicó el director de la OIT.

El proyecto tiene como objetivo generar recomendaciones y lineamientos para impulsar las iniciativas de los emprendedores como parte de los programas y políticas de empleo para los jóvenes.

Salazar recordó que el empleo juvenil “es un tema central y prioritario en el trabajo de la OIT”, que en 2012 aprobó una Resolución en la Conferencia Internacional del Trabajo con un “Llamado a la acción” en el cual se aborda específicamente la importancia de apoyar la iniciativa empresarial.

La reunión fue convocada por la Oficina Regional y la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT (ACTEMP).