Los empleadores y sus organizaciones

Documento | 19 de diciembre de 2011

“Los empleadores están viéndose en la tesitura de gestionar la incidencia del VIH/sida en el lugar de trabajo, lo que comporta abordar temas como el estigma y la discriminación, nuevas necesidades en las prestaciones de atención sanitaria, capacitación del personal substituto, y pérdida de habilidades y conocimiento entre los empleados”.
Afirma el Sr. Antonio Peñalosa, Secretario general, de la Organización Internacional de Empleadores (OIE)

Movilización de las empresas

Los empleadores se enfrentan a la dificultad de gestionar el impacto de la epidemia en el lugar de trabajo, en particular, la pérdida de empleados capacitados y experimentados, los trastornos en los calendarios de producción, el aumento de los costes laborales, y la pérdida de productividad.

Gracias a su marco organizacional que integra empresas miembro y afiliadas, y a su capacidad para ofrecer liderazgo, las organizaciones de empleadores tienen una situación ideal para tomar medidas respecto al VIH/SIDA.

La OIT trabaja conjuntamente con las organizaciones de empleadores como órganos representativos que pueden influir y establecer vínculos con un amplio número de empresas miembro.

Desarrollar alianzas pioneras entre el sector público y el privado

En colaboración con las organizaciones de empleadores, la OIT ha movilizado a la comunidad empresarial en más de 70 países. Las empresas del sector privado han establecido programas y políticas en el lugar de trabajo. Se han definido modelos transferibles de colaboraciones público-privadas en prevención, tratamiento, atención y apoyo al VIH.

Además del Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT sobre el VIH/SIDA y su Manual de capacitación y educación, la OIT ha definido diversas pautas e instrumentos de política para ayudar a los empleadores y sus organizaciones en sus iniciativas, por ejemplo: